EXCURSIÓN ASTRONÓMICA A MIER Y NORIEGA, DEL 2 AL 4 DE MAYO DE 2008: THE BEGINNING

Por: Héctor Rodríguez Andrade

Iniciamos el viaje, esperando lo mejor, pero preparados para lo peor, ya que el pronóstico del clima para ese fin de semana, indicaba que se aproximaba a la región un ligero frente frío, acompañado de lluvia, que de alcanzarnos,  no haría posible la observación astronómica.

Adicionalmente, les comentaba a mis compañeros de viaje, que lo inicié con algunas dudas acerca de sus beneficios, ya que 2 días antes le había platicado a una amiga que no es aficionada a la astronomía los pormenores del viaje: que nos íbamos a trasladar hasta Mier y Noriega para lograr un cielo más oscuro, ya que debido a las pocas y pequeñas poblaciones que hay en esa zona, la contaminación lumínica es muy baja; Que es un cielo diferente al que podemos observar desde Monterrey, ya que el disminuir un poco más de 2 grados de Latitud (Monterrey 25º 40´ N, Mier y Noriega 23º 25´ N)  y ganar más de 1,300 metros de altitud (Monterrey  537 MSNM, Mier y Noriega 1,840 MSNM), nos permitiría ver objetos celestiales que no son visibles desde Monterrey, cómo la Constelación de Eta Carina. Y mientras yo le platicaba todo lo anterior, ella me miraba con cara de what?

Al terminar mi relato, ella me dijo: “Y van a recorrer 400 kilometros y  manejar 5 horas para ver el Cielo?” Motivo por el cuál me dejó pensando si valía la pena éste viaje. Sin embargo, debo reconocer que ésta excursión astronómica resultó ser la más interesante, educativa, divertida, turística, mejor acompañada, fotografiada y memorable que he realizado.

Y deseo aprovechar ésta oportunidad para agradecer a todos los participantes, su agradable compañía y reiterarles que son unos grandes compañeros de viaje. Adicionalmente, éste viaje nos ayudó a conocernos mejor y a estrechar nuestros lazos de amistad.

En ésta excursión participamos un grupo de 12 amigos pertenecientes a la Sociedad Astronómica del Planetario Alfa: Alejandra, Carmen, Citlalli, Ivett, Mónica, Alfonso, Efraín, José, Lonnie,  Manuel, Marcos y su servidor Héctor.

Salimos del punto de reunión aproximadamente a las 10:00 AM del Viernes 2 de Mayo, ya que nos esperaba un largo viaje hasta Doctor Arrollo, lugar en que se habían reservado habitaciones en un hotel, para tomar ligeros descansos entre las observaciones.

El trayecto hasta Doctor Arrollo, tiene paisajes naturales muy espectaculares: Montañas, precipicios y praderas; Pero hay que transitarlo con cuidado, por la gran cantidad de fauna local, que está sobre la carretera (Vacas, caballos, burros, mulas, gallinas) y por algunos vaqueros motorizados que utilizan Pick Ups, motocicletas y bicicletas.

Después de sortear éstos pequeños obstáculos en el camino, por fin llegamos al Hotel Plaza, llamado así, porqué está justamente enfrente de una plaza, un poco antes de las 3:00 PM, nos registramos, comimos y de ahí nos fuimos al primer punto de observación, una brecha que está ubicada rumbo al Sur, a unos 3 kilómetros de Mier y Noriega.

Instalamos equipo de observación e incluso tiendas de campaña a unos 30 metros hacía el Este de la brecha, ya que algunos amigos deseaban aprovechar al máximo la noche y de ser posible quedarse en ese lugar acampando.

El inicio de la velada fue magnífico.Un cielo muy oscuro, tal y cómo lo esperábamos, lo que nos permitió observar un cielo majestuoso, lleno de estrellas, constelaciones, cúmulos, planetas y otros objetos celestiales, sin embargo, poco nos duró el gusto, ya que alrededor de las 9:00 PM, inició un desfile de Pick Ups que se dirigían hacía el Sur, por la brecha por la cuál llegamos, lógicamente cómo traían las luces encendidas, nuestra reacción como astrónomos aficionados que somos, fue la de preservar nuestra visión nocturna, por lo que cerramos los ojos y les dimos la espalda a los ocupantes de las Pick Ups, reacción que debió parecerles muy extraña a los que pasaron por la brecha, ya que en estos lugares se acostumbra saludar a todas las personas, con las que te cruzas en el camino.

Finalmente alrededor de las 10:45 PM, finalizó el primer desfile de Pick Ups y aprovechamos para realizar observación astronómica, observamos Eta Carina, varias Constelaciones e incluso la Luz Zodiacal, pero otra vez, el gusto nos duró poco tiempo, ya que alrededor de las 2:00 AM, inició el desfile de Pick Ups, pero ahora en sentido contrario, ya que se dirigían a Mier y Noriega.

No obstante lo anterior, permanecimos en éste lugar hasta que amaneció, recogimos el equipo y de ahí nos dirigimos al hotel en Doctor Arroyo, para desayunar y dormir un rato. El sábado por la tarde nos enteramos del motivo de los desfiles de las Pick Ups: Hubo peleas de gallos, en un lugar ubicado más al Sur de la brecha en la que estábamos, por lo que pensando que pudiera repetirse éste evento, decidimos buscar otro lugar para realizar la observación la noche del sábado, así que después de comer, nos fuimos a buscar otro lugar por los alrededores de Mier y Noriega.

Después de analizar varios sitios y cómo ya faltaba poco tiempo para que empezara a oscurecer, decidimos quedarnos en un parque de béisbol, que se encuentra en la brecha de entrada a una pequeña ranchería. Y en dicho campo, nuevamente instalamos los equipos de observación, entre Home y 2ª Base. Y esperamos la noche.

Por cierto, lo primero que observé en ese lugar y comenté con el grupo, es que el campo de éste parque está cubierto de pura tierra suelta, tierra que con el viento dejaba empanizados a los equipos y a los observadores (para no extrañar a Mina).

Y tan pronto oscureció, nos dimos cuenta que a escasos 150 metros. teníamos una potente luz del alumbrado público, pero cómo ya estábamos instalados, decidimos quedarnos en ese lugar y tratar de sacarle el mayor provecho a esa que era la 2ª y última noche de nuestra excursión y continuamos con la observación.

Apenas estábamos calentando motores y telescopios, cuando alrededor de las 11:30 PM, observamos un convoy de 5 granaderas (camionetas de policía) que se dirigían con las torretas encendidas y a toda velocidad a la ranchería que está un poco más adelante del parque en donde nos encontrábamos, cómo estábamos a oscuras, vimos las luces de las granaderas que recorrieron toda la ranchería por espacio de unos 15 minutos, al término de los cuáles se dirigieron a toda velocidad hacía el parque de béisbol en donde estábamos.

Mientras una granadera nos alumbraba con la luz alta, las otras cuatro granaderas rodearon el sitio de observación, levantando por supuesto, todo el polvo del campo y al detenerse se bajaron de las mismas, un grupo de policías, los cuáles nos cuestionaron nuestra presencia en ese lugar y nos pidieron identificarnos, después de darles las explicaciones pertinentes, se  tranquilizaron y se les invitó a observar a Saturno, por los telescopios que previamente y por sugerencia de Lonnie, ya estaban orientados hacía ese planeta, después de que se retiraron, del pequeño susto y de la empanizada que nos dieron, continuamos con la observación.

Esa noche, además de  disfrutar de la observación de Eta Carina, Lonnie nos enseñó lo que siempre quise saber, pero tenía miedo preguntar, acerca de la Constelación de Virgo.

Y en ésta ocasión, decidimos no prolongar la observación hasta el amanecer, con el propósito de ir a dormir un rato al hotel, porque el Domingo por la mañana deseábamos visitar el parque del Salto en Zaragoza, N. L., aprovechando que estábamos cerca de ese lugar, por lo que dejamos el hotel temprano e intentamos desayunar en algún lugar de Doctor Arroyo, pero cómo no encontramos algo abierto a esa hora, nos trasladamos hasta Zaragoza en donde a media mañana disfrutamos de nuestro brunch y enseguida nos dirigimos al parque del Salto, lugar que es un verdadero oasis en medio del desierto, el cuál si no conocen, les recomiendo que visiten, tiene varias cascadas, cabañas y lugares para acampar.

También fue en éste lugar en donde conocimos la verdadera personalidad de algunas de las amigas que nos acompañaban: las Chicas Superpoderosas: Alejandra, Citlalli, Mónica e Ivett; Quienes afortunadamente nos protegieron en toda nuestra excursión.

El recorrido al parque nos llevó más tiempo del originalmente previsto, porque la verdad es un lugar muy bonito. Una vez que terminamos de darle la vuelta al parque del Salto, procedimos a regresar a Monterrey, comentando lo bien que no la pasamos y esperando la nueva salida de observación astronómica.

Vean el album de los astrónomos mineros..

To be continued…………