Como todos los años.

Mientras la Tierra se lleva de encuentro a miles de fragmentos desprendidos por el asteroide 3200 Phaethon los espectadores terrestres ven un incremento notorio en la cantidad de meteoros visibles entre el 7 y el 17 de diciembre.

Otros afirman que Phaeton es en realidad un cometa extinto, que en algún pasado distante terminó de exhalar su última bocanada de gas. De cualquier manera, estaremos contemplando partículas de polvo y roca que se impactan a una velocidad de 35 kilómetros por segundo, produciendo meteoros multicolores: blancos, amarillos, verdes, azules y rojos.

La ráfaga de meteoroides es más abundante la noche del lunes 13 de diciembre, pero pueden ser también observados, en menor cantidad, la noche del sábado 11 o del domingo 12 de diciembre.

El fenómeno se observa en todo el mundo pero es importante recordar que para disfrutarlo plenamente es indispensable seguir los siguientes pasos:

1.- Alejarse de la ciudad y su contaminación lumínica lo más posible
2.- Mantenerse alerta toda la noche del domingo 12 de diciembre hasta amanecer el lunes 13. Si no creen poder aguantar toda la noche, entonces, duérmanse temprano y pongan el despertador a las 2 de la mañana. Concentren su observación entre las 2 y las 6 de la mañana. Este es el mejor horario. No despeguen la vista del cielo. Los meteoros son muy breves y sutiles.
3.- Adaptar los ojos a la oscuridad, evitando encender cualquier linterna o fuente de luz blanca. En todo caso, utilizar luz roja tenue.
4.- Observar recostado en un catre, silla de playa o bolsa de dormir, para que el 100% del campo visual esté ocupado en la bóveda celeste y no desperdiciar la vista observando por debajo del horizonte. No se recomienda observar sentado o parado pues el cuello se lastima después de un rato.
5.- Abrigarse adecuadamente, pues las temperaturas pueden ser inclementes y si estamos quietos es más probable que nos enfriemos. Lleven cobertores adicionales. El café o chocolate caliente son excelentes acompañantes, así como chocolate en barra.
6.- Salir en grupo es también más ameno y nos ayuda a estar más atentos. Una actividad divertida consiste en contar en voz alta los meteoros observados y tratar de describir en qué constelación se ven. Si no las conoces, es una excelente oportunidad para empezar a familiarizarte con ellas.

En las mejores condiciones, se espera poder contar más de 100 meteros en la hora de mayor actividad.
¿Tienen telescopio de baja potencia (400 mm) o unos binoculares? Las Gemínidas son tan fructíferas que producen también una multitud de meteoros que están justo debajo de la capacidad del ojo humano y que pueden ser apreciadas en instrumentos de baja potencia (10-20X)
Información complementaria sobre las lluvias de estrellas
A-B-C DE LAS LLUVIAS DE ESTRELLAS
http://www.astronomos.org/?p=1065
Me encantaría saber cómo les fue en su cacería de Gemínidas.
Escríbanme a pablo@astronomos.org
¡Cielos despejados!