Son sistemas que están integradas por una familia de dos o más estrellas. La mayoría están relacionadas gravitacionalmente y se orbitan entre sí. A simple vista aparecen como un punto de luz, pero con la ayuda de unos binoculares o telescopio podemos observar que se trata de dos estrellas tan juntas que parecen casi tocarse entre sí.