Hace 76 años se fundieron 20 toneladas de vidrio para el espejo del telescopio Hale del Monte Palomar

1
25

Un día como hoy hace 76 años (1934) una gran masa de vidrio fundido fue vaciada, con el fin de elaborar el espejo más grande de la historia: la óptica principal del telescopio Hale de 5 metros de Monte Palomar, financiado por la Fundación Rockefeller;  Tras el vaciado del Pyrex –un vidrio especial, térmicamente muy estable- tuvieron que esperar 11 meses para su gradual enfriamiento. Una vez estabilizada su temperatura, el disco de vidrio de 20 toneladas fue trasladado al Instituto Tecnológico de California, donde fue pulido por 11 años hasta que su superficie quedó perfectamente configurada. El telescopio se terminó de construir completamente en el año 1948 y su nombrado Telescopio Hale en honor del astrónomo George Emery Hale, quien se encargó de la supervisión del diseño del telescopio.

Video cortesía de Pirataraul

Mas información desde Biblioteca Digital

El telescopio de 5 metros de abertura de monte Palomar fue el más grande del mundo durante casi tres décadas. Cuando se concibió la idea se pensó que era un gran proyecto que requería mucha planeación y esfuerzo.

Quien concibió la idea de construir este telescopio fue George Ellery Hale, quien además se tomó el trabajo de reunir los fondos necesarios.

Uno de los detalles técnicos más importantes era la selección del material para el espejo. Se sugirieron muchos materiales, pero finalmente se decidió utilizar cuarzo fundido, con vidrio Pyrex como alternativa. Varios fracasos en los intentos para fundir el bloque de cuarzo del diámetro requerido hizo que la selección final fuera Pyrex. El coeficiente de expansión del Pyrex es casi cinco veces mayor que el del cuarzo fundido, pero una tercera parte que el del vidrio común. Aumentando el contenido de cuarzo en el Pyrex se logró que el coeficiente de expansión fuera sólo tres veces superior al del cuarzo.

Se fundieron en la compañía Corning Glass, en el estado de Nueva York, dos bloques de Pyrex de 5 metros de diámetro, el primero de marzo de 1984, con la presencia de un gran número de observadores. El tanque donde se estaba fundiendo el vidrio se colocó dentro de un gran horno. Las 65 toneladas de vidrio se vaciaron durante 15 días en forma continua. Después, tomó otros 16 días llegar a la temperatura de fusión de 1 575ºC. Luego se comenzó a pasar el vidrio fundido del tanque al molde final en crisoles de 300 kilogramos a la vez. El enfriado hasta 800º C se hizo en cuatro semanas, 10 veces mas rápido de lo previsto.

Al examinar la pieza final se detectaron tensiones y pequeñas fracturas internas, por lo que se intentó fundir un segundo bloque. Se pensó que el enfriado debía hacerse en 10 meses. Cuando ya habían transcurrido siete meses, se desbordó el río Chemung, pero se logró con gran esfuerzo que el agua no llegara al horno. Un mes después hubo un gran temblor, que por fortuna no causó ningún daño.

Finalmente, en 1935 se trasladó en un tren especialmente acondicionado el gran bloque de vidrio, de Corning, Nueva York a Pasadena, Cal., adonde llegó en perfectas condiciones

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here