SIRIUS Y UNA ENANA BLANCA EN EL VECINDARIO             HOME


pablo@astronomos.org 

 

 Las noches de invierno se ven adornadas por la estrella más brillante del cielo. Debajo de Orión, los destellos luminosos de Sirius llaman la atención de cualquier observador en un cielo despejado. Sirius es una estrella blanca de magnitud visual –1.46 y se ve brillante por su cercanía (8.6 años-luz) pero además es una estrella intrínsecamente luminosa. Si nos acercáramos a ella tanto como al Sol, sería alrededor de 20 veces más brillante que el astro Rey. En pleno verano y bajo el mediodía de un cielo perfectamente despejado, Sirius es visible a simple vista o con binoculares, a 40° hacia el sur del Sol. La temperatura en la superficie de Sirius (10,000 k) produce una luz blanca intensa, si bien la turbulencia atmosférica suele hacerla parpadear en múltiples colores. Cuando Sirius aparece en el horizonte es uno de tantos OVNIS reportados. El tipo espectral de Sirius es A1 y es una estrella 2.3 veces más masiva que el Sol. Se estima que su diámetro es casi 2 veces el mayor que el Sol.

Esta singular estrella era reverenciada por los egipcios, quienes le llamaban “la estrella del Perro”, “ La Chispeante” y “La que chamusca”. Curiosamente, los registros antiguos indican una posición distinta para Sirius. Edmond Halley sospechó que no se trataba de un error, sino de un desplazamiento real por el cielo. Observaciones detalladas permitieron a Halley constatar que Sirius se movía. ¡Las estrellas no esaban fijas! Halley descubrió el movimiento propio de las estrellas. Sirius se desplaza a razón de 13” de arco por año hacia el norte, por lo que hace 2,000 años se encontraba 1.54 diámetros lunares hacia el sur de su posición actual. La constelación de Canis Major ha de haber sido visiblemente distinta.

Entre 1834 y 1844, Friedrich Bessel –quien fue el primer hombre en medir la distancia a una estrella por paralaje- notó algo singular en el movimiento propio de Sirius. Por tal motivo sugirió que una compañera oscura estaba a su lado. Sus motivos eran muy simples: Sirius parecía tener hipo, se bamboleaba periódicamente. Bessel sospechó que Sirius era arrastrada por una estrella secundaria. La estrella invisible de Bessel debía tener una masa solar si había de influir en Sirius en la medida observada. En 1862, Alvan Clark –reconocido constructor de refractores de alta calidad- logró vislumbrar por vez primera la débil estrella “Compañera” que hoy llamamos Sirius B La estrella Compañera era muy oscura y para tener la masa del Sol debía ser entonces una estrella muy dilatada y enrojecida. La conclusión inmediata fue que Sirius B era una estrella gigante roja.

En 1915 Walter Sydney Adams consiguió aislar la luz de Sirius B y analizar su espectro. Lo que encontró era inusitado. ¡Sirius B era más caliente que el Sol! Su temperatura era de 8,000 k. Esto no es normal. Las estrellas más calientes suelen ser las más brillantes, pero Sirius B era demasiado débil. Entonces, no era una gigante roja, su refulgente luz estaba reducida a una diminuta estrella (aprox. 20,000 kmde diámetro). Muy pequeña pero con la misma masa del Sol. Posteriormente, Kuiper encontró otra estrella semejante pero del tamaño de Marte (6,000 km). Adams y Kuiper estaban frente a un nuevo tipo de estrellas: hoy las llamamos enanas blancas.

¿QUÉ SON LAS ENANAS BLANCAS?

Son los restos “fríos” de lo que en otro tiempo fue el núcleo de unA estrella semejante al Sol. Son “estrellas” muy compactas y densas cuya masa no supera 1.4 M (Masas Solares). Su alta densidad es debido al colapso gravitacional: como la enana blanca ya no tiene reacciones de fusión nuclear (de modo que ya no es propiamente una estrella) domina sobre ella la atracción gravitacional y ésta la comprime hasta que los electrones –cuya carga negativa produce un rechazo mutuo- impiden una mayor compactación. El diámetro de una enana blanca es aproximadamente el 1% del diámetro de nuestro Sol (10,000 a 15,000 Km.) Cada metro cuadrado de enana blanca es más brillante que el Sol, pero se consideran oscuras. El Sol tiene una temperatura superficial de unos 5,770 kelvin, mientras que una enana blanca esta temperatura puede ascender hasta 220,000 k. De cerca las enanas blancas son deslumbrantes pero son tan pequeñas que la cantidad global de energía emitida es muy poca. Su magnitud absoluta - como se verían a una distancia de 32.6 años luz - es de 10 a 15.  La magnitud absoluta del Sol es de 4.85, ¡hasta 10,000 veces más brillante que una enana blanca!

Se dice que las enanas son blancas pues cuando están recién formadas son muy calientes y resplandecientes, pero el nombre puede despistar a más de uno. La enana blanca ya no produce energía. Está literalmente apagada. Se está enfriando. Por tanto, en la medida que vaya disipando su calor, su color cambiará: hay enanas amarillas, naranjas, rojas y finalmente, negras –aunque nadie haya visto ninguna de éstas-.

 

Copyright © 2003 [ASTRONOMOS.ORG]. Reservados todos los derechos.
Revisado: 06 dic 2005 16:55:19 -0600 .
Monterrey, Nuevo León, México
Webmaster CLS