NGC 1746 es uno de los cúmulos abiertos más difíciles de observar en el hemisferio norte celeste, sobre la constelación de Taurus.

En la literatura astronómica encontraremos que se ubica aproximadamente 23 grados al norte del ecuador celeste. ¿Por qué habría de ser tan complicado de observar un cúmulo abierto, si su tamaño aparente es mayor que el de la Luna? Se supone que NGC 1746 mide más de 40 minutos de arco (El tamaño aparente de la Luna es de 30) y su magnitud es de 6, es decir, su brillo es suficiente para que en una noche oscura, sin Luna, despejada y fuera de la ciudad, esté al alcance del ojo humano.
Ver mapa de localización

Resulta sorprendente encontrar reportes de observadores que describen haber observado alrededor de 20 estrellas formando este misterioso grupo. Leí –con desconfianza- que la distancia a NGC era de 420 pársec (equivalentes a 1370 años-luz). El colmo, fue haber encontrado un planisferio celeste indicando su ubicación entre los cuernos del toro celeste, Taurus. ¿Por qué me incomoda tanto esta situación? En primer lugar, porque el susodicho cúmulo ¡no existe! y en segundo lugar porque el autor del mencionado “Planisferio Celeste” es un tal “Pablo Lonnie Pacheco Railey” ¡Válgame! Ya no puede uno confiar ni en sí mismo.

La situación embarazosa se atenúa cuando me entero que la identificación del impostor es relativamente reciente y que desde 1888 heredamos la confusión de contar un objeto inexistente en el Nuevo Catálogo General.

Eso no significa que carezca de sentido apuntar los binoculares o telescopios hacia esta región del cielo. La situación es más o menos compleja. Por extraño que parezca, si dirigimos nuestros instrumentos hacia la posición indicada ¡sí encontraremos un cúmulo abierto! y no uno ¡sino dos! Se trata de NGC 1750 y NGC 1758 (Dos por el precio de uno) El error de los cartógrafos celestes fue haber contado tres cúmulos en lugar de dos. Añadiendo a la confusión, lo que observaremos como sólo un grupo de estrellas, se verá sumamente disperso, casi insignificante y con justa razón nos preguntaremos ¿Dónde está el otro cúmulo? Está ahí mismo. NGC 1750 y NGC 1758 se traslapan, no porque estén interactuando, sino porque se encuentra uno atrás del otro.

Con tanto escepticismo rondando este artículo ¿Cómo sabemos ahora que no se trata otra vez de un error, y que no son dos, sino un solo cúmulo abierto? Los astrónomos D. Galadí-Enríquez, C. Jordi y E. Trullois publicaron en 1998 un estudio astrométrico y fotométrico de la región alrededor de NGC 1746, NGC 1750 y NGC 1758 (5 grados cuadrados, para ser exacto). Astrométrico significa que determinaron con precisión la posición y el movimiento propio de cada estrella. Fotométrico significa que midieron la cantidad de radiación que generan sus estrellas en longitudes de onda específicas (en diferentes colores). De esta manera pudieron determinar aproximadamente la distancia, edad, color, etc. de 420 estrellas y encontraron evidencia de dos cúmulos, no de tres, como se había sugerido un siglo atrás.

Al mejor cocinero se le quema la sopa y los astrónomos –como sucede con cualquier otra rama de la ciencia- también se equivocan. Es la ventaja de la ciencia: aprende de sí misma y corrige sus errores, cuando nuevas líneas de evidencia cuestionan las verdades de hoy.

El trío de astrónomos encontró dos cúmulos independientes, moviéndose a velocidades distintas y con edades diferentes. NGC 1750 resultó ser un cúmulo abierto más joven, cercano y disperso que NGC 1758. Ambos se encuentran a menos de 2500 años-luz y su luz se ve atenuada a causa de las nubes de polvo que se interponen en nuestro camino. La abundancia de polvo en esa dirección se debe a que el par de cúmulos están relativamente cerca del plano galáctico.

Retrospectivamente: ¿a quién se le ocurrió que pudiera haber tres grupos de estrellas, donde en apariencia se ve sólo uno? La historia revela que cuando queremos ser “políticamente correctos” podemos meter la pata. En el año de 1785, el astrónomo real William Herschel sondeaba la región norte de Taurus cuando descubrió un manchón de estrellas y lo incluyó en su Catálogo General con el número 5349. Cuando se realizó el Nuevo Catálogo General en 1888 se identificaron dos grupos y procuraron reunir las observaciones de los mejores astrónomos disponibles. Fue así como cayeron en cuenta que antes que Herschel –en 1863-, el astrónomo alemán Heinrich Louis d’Arrest ya había reportado un cúmulo en esa posición y en lugar de integrar las dos observaciones ¡las sumaron! Dos cúmulos de Herschel y uno de d’Arrest sumaron tres cúmulos. Efectivamente d’Arrest merece el crédito de haber sido el primer astrónomo en observar NGC 1647, pero lo que vio Herschel no fue distinto.

Un vistazo con binoculares revelará entre 10 y 12 estrellas. Se requiere telescopio para contar alrededor de una veintena de astros tan dispersos, que resulta casi imposible establecer sus límites. Con telescopios de 8” de apertura, se pueden resolver más de 100 estrellas.

Coordenadas de NGC 1746, NGC 1750 y NGC 1758
Ascensión Recta 05 horas 03 minutos
Declinación + 23° 46´

Distancia a NGC 1750.- 2000 años-luz
Edad a NGC 1750.- 220 millones de años

Distancia a NGC 1758.- 2500 años-luz
Edad a NGC 1758.- 450 millones de años

Otros nombres de NGC 1746: Collinder 57, Melotte 28, OCL-452, Lund 148 y GC 5349

Imágenes de apoyo

Mapa de localización de NGC 1746
http://www.swindonstargazers.com/telescope/taurus.jpg

Mapa de “NGC 1746”, NGC 1750 y NGC 1758
http://www.surastronomico.com/mapas/NGC1746.gif

Fotografía de NGC 1746 por Meter Wienerroither
http://a.gerard4.free.fr/illustrations/Tau/ngc1746.jpg

Sitios consultados y bibliografía

Astronomy and Astrophysics, v.337, p.125-140 (1998)
http://adsabs.harvard.edu/abs/1998A&A…337..125G

http://www.springerlink.com/content/pk768440482w0967/

http://www.ne.jp/asahi/stellar/scenes/object_e/ngc1647.htm

http://www.stormingmedia.us/82/8286/A828624.html

http://calgary.rasc.ca/constellations/taurus.htm

http://www.surastronomico.com.ar/exotico_cielo_profundo.php?id=2

http://x.astrogeek.org/observations/log.php?o=359

http://www.bpccs.com/lcas/Articles/taurus.htm

http://deepsky-astronomy.blogspot.com/2008/01/observation-january-12-2008.html

Hirshfeld, Alan & Sinnott, Roger W. (1985) Sky Catalogue 2000.0 Volume 2: Double Stars, Variable Stars and Nonstellar Objects. Sky Publishing Corporation & Cambridge University Press. ISBN 0-933346-39-5

Pacheco Railey, Pablo Lonnie (1994) El Planisferio Celeste: Una guía completa para localizar las constelaciones. Publicación de Kosmos Instrumentación Especializada.

*-*-*-*

El autor es vicepresidente y miembro honorario de la Sociedad Astronómica del Planetario Alfa, así como director de ASTRONOMOS.ORG www.astronomos.org Puedes reproducir este artículo libremente de manera total o parcial, siempre que se de crédito al autor y se indiquen sus correos electrónicos: pablo@astronomos.org, pablolonnie@yahoo.com.mx . Si detectas un error, favor de enviar correcciones y sugerencias a estos mismos.

*-*-*-*