Stephen William Hawking y su increíble fortaleza. ¡Feliz Cumpleaños, Maestro!

2
29

He padecido durante casi toda mi vida de adulto una enfermedad de las neuronas motrices. Pero eso no me ha impedido tener una familia maravillosa y alcanzar el éxito en mi trabajo.
Stephen Hawking.

[quote_right]Qué infamia. El cerebro que aporta quizá la inteligencia espacial y lógico-matemática más avanzada del planeta habita en el probablemente cuerpo más atrofiado. Qué paradoja.[/quote_right]

Mientras hay tanto prófugo neuronal narrando partidos de fútbol o presentando programas sobre Ovnis, dando evidencia de que los movimientos peristálticos no los experimentan en el intestino, sino en el cerebro y haciendo de su desvarío un culto, el maestro Hawking se las tiene que ingeniar para poder dictar sus conferencias, libros y artículos desde una silla cibernética que le da asistencia.

¿Qué tiene este hombre que parece sacar juventud de su pasado? Y es que no es cualquier cosa padecer Esclerosis Lateral Amiotrófica. [1] Los músculos del cuerpo se deterioran hasta dejarte convertido en un guiñapo. Si cuando te da gripa o resaca, no quieres ir al trabajo por andar haciendo juramentos al santo de tu devoción, por lo “doloroso” del trance, imagínate ahora vivir esclavo de tamaña enfermedad degenerativa e incurable del sistema neuromotriz; Lo que hace que me pregunte: ¿De qué está hecho este hombre? ¿Esconderá un secreto más grande que algún algoritmo relacionado con la física cuántica? ¿Nos dejará un legado más grande que lo relacionado a la historia del tiempo o a la explicación del Big-Bang?

¿Qué tiene este hombre que ocupa el puesto de Profesor Lucasiano de Matemáticas, cuya Cátedra fue fundada en 1663 con fondos concedidos en el testamento del Reverendo Henry Lucas, quien había sido Miembro del Parlamento por la Universidad? —Esa cátedra fue primero cubierta por Isaac Barrow, y luego en 1669 por Isaac Newton—

¿Acaso la fortaleza de Hawking tiene que ver con las leyes básicas de la física que gobiernan el universo, y que son motivo de su atención y estudio?

No es probable que, siendo yo un verdadero perplejo, entienda un día las teorías científicas del maestro Hawking. Sin embargo, no pienso dejar pasar la oportunidad de aprender de él.

Para mí, parte del misterio se resuelve con la resiliencia. ¿Qué es la resiliencia? El término proviene de la física y se aplica a la elasticidad de un material capaz de resistir la rotura luego de un choque o impacto con un objeto contundente. ¿Crees que Hawking haya recibido uno?

En psicología se utiliza el concepto de resiliencia para identificar los procesos y hechos que permiten a los individuos y familias soportar los desafíos y estados persistentes de estrés con éxito. Es mirar los problemas desde sus posibilidades de superación y de la reparación. “Se trata de la capacidad potencial de un ser humano de salir herido pero fortalecido de una experiencia aniquiladora” (Walsh, 1998, 4). “Este enfoque se funda en la convicción de que el crecimiento del individuo y la familia puede alcanzarse a través de la colaboración de la adversidad” (Idem, 12).

[quote_left]Es la capacidad para soportar las crisis y las adversidades en forma positiva, logrando recobrarse.[/quote_left]

La traducción de la expresión inglesa corresponde a “entereza”, es decir, a la fortaleza o resistencia para salir airosos de las pruebas que nos golpean.

Lean y opinen si Hawking tiene esta clase de “entereza”.

Saber que padecía una enfermedad incurable que probablemente me mataría en unos cuántos años fue un gran choque emocional. ¿Cómo podía sucederme una cosa semejante? ¿Porqué iba a quedar eliminado de ese modo? Mientras me hallaba en el hospital, vi morir de leucemia en una cama próxima a la mía a un chico al que conocía vagamente. No fue un espectáculo agradable. Estaba claro que había personas en peor estado. Al menos mi condición no me hacía sentirme mal. Siempre que me inclino a experimentar lástima de mi mismo, recuerdo aquel chico. (Hawking, 1994, 36)

Varias investigaciones hallaron que un temperamento despreocupado y alegre y un alto grado de inteligencia contribuían a forjar la resiliencia, aunque no en forma definitiva y concluyente. Más significativo parece ser la autoestima y la creencia en la propia eficacia. Esa disposición hace más probable prevalecer sobre las dificultades, a diferencia de aquellos que son dominados por un sentimiento de impotencia. Quienes tienen confianza en sus propias fuerzas y recursos tienen más probabilidad de superar eficazmente la adversidad.

Los especialistas hallaron que las personas más resistentes al estrés son aquellas que poseen tres características de personalidad, que definieron en tres palabras, a saber:

a) Autocontrol: creen que son capaces de controlar los eventos que se les presenta o pueden gravitar sobre ellos;
b) Compromiso: se sienten profundamente comprometidos con lo que hacen o identificados con la causa; y
c) Desafío: ven los problemas no como algo abrumador, sino como desafíos apasionantes que los pueden conducir a mejorías o superación.

No me cabe la menor duda que Stephen Hawking ha sabido ejercer un autocontrol mental para no enloquecer ante el espejo; compromiso con su labor científica que da luz a la oscuridad; y el desafío que implica el poder mentalmente ir muy lejos, aun y cuando su cuerpo, no pueda seguirlo.

¿A poco la vida del maestro Hawking no es para dejarnos perplejos?

Algunos datos sobre Hawking:

Stephen Hawking ha trabajado en las leyes básicas que gobiernan el universo. Junto con Roger Penrose mostró que la Teoría General de la Relatividad de Einstein implica que el espacio y el tiempo han de tener un principio en el Big Bang y un final dentro de agujeros negros. Semejantes resultados señalan la necesidad de unificar la Relatividad General con la Teoría Cuántica, el otro gran desarrollo científico de la primera mitad del siglo 20. Una consecuencia de tal unificación que él descubrió era que los agujeros negros no eran totalmente negros, sino que podían emitir radiación y eventualmente evaporarse y desaparecer. Otra conjetura es que el universo no tiene bordes o límites en el tiempo imaginario. Esto implicaría que el modo en que el universo empezó queda completamente determinado por las leyes de la ciencia.

Sus numerosas publicaciones incluyen “La Estructura a Gran Escala del Espaciotiempo” con G. F. R. Ellis, “Relatividad General: Revisión en el Centenario de Einstein” con W. Israel, y “300 Años de Gravedad”, con W. Israel. Stephen Hawking ha publicado tres libros de divulgación: su éxito de ventas “Breve Historia del Tiempo”, “Agujeros Negros y Universos Bebés y Otros Ensayos” y más recientemente en 2001, “El Universo en una Cáscara de Nuez”.

El Profesor Hawking tiene doce doctorados honoríficos, ha ganado el CBE en 1982 y fue designado Compañero de Honor en 1989. Es el receptor de numerosos premios, galardones y medallas y es Miembro de Honor de la Royal Society y de la U S National Academy of Sciencies. http://es.wikipedia.org/wiki/Stephen_Hawking

[1] La ELA es una enfermedad neuromuscular en la que las células nerviosas, las motoneuronas que controlan el movimiento de la musculatura voluntaria, gradualmente disminuyen su funcionamiento y mueren, provocando debilidad y atrofia muscular. Estas motoneuronas se localizan en el cerebro y en la médula espinal.

LA ELA Recibe este nombre, porque los primeros estudiosos de la enfermedad, notaron durante las autopsias que las porciones laterales de la médula espinal se encontraban endurecidas (esclerosis lateral), reflejo de la pérdida de neuronas motoras que condiciona una atrofia de los músculos (amiotrofia). Por cierto la mayor parte de los pacientes fallece en los primeros 2 años del diagnóstico de la enfermedad. Notable y afortunada excepción es el Profesor Hawking. (Comentario realizado a este artículo por el Dr. Claudio García, Neurólogo aficionado a la Astronomía)

(Hawking, 1994, 36) Hawkig Stephen, Agujeros Negros y Pequeños Universos, Planeta, 1994, p. 36

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here