Perdón, pero yo sí tengo la duda, hay alguna razón para que en los de días de octubre la luna, dice la canción que la de octubre es la más hermosa, se vea más brillante o más grande que en otros?
Saludos. Arturo

RESPUESTA
Arturo, eso !Es un mito! La Luna se acerca a la Tierra una vez por mes en el perigeo, y el perigeo de diciembre coincidió con la Luna Llena y por eso la Luna Llena de diciembre fue la más grande del año, pero no es ley que sea en octubre o en diciembre, pues en 2009 la Luna Llena más grande del año fue en enero.

Y así como la Luna pasa por el perigeo una vez al mes (luna cercana), pasa con la misma frecuencia por el apogeo (luna lejana): La Luna Llena más pequeña de 2008 fue en junio, no en abril.

En el mejor de los casos, se puede tomar por pretexto que cuando es el equinoccio de otoño en los pueblos situados muy al norte, al anochecer, la eclíptica (por donde se desplazan el Sol, la Luna y los planetas) dibuja una trayectoria relativamente baja, cargada al sur, cerca del horizonte. Así, es común (pero no necesario) que la Luna transcurra la noche en otoño no muy lejos del horizonte… y lo demás es historia conocida por todos: la Luna cerca del horizonte da la impresión -muy convincente- de verse más grande, pero es solo una interpretació n equivocada.

Por otro lado, la refracción atmosférica le resta altura a la imagen de la Luna (y del Sol) cerca del horizonte, pero equivocadamente la vemos más “cachetona” (Lo mismo pasa en los espejos de las ferias -en la casa de los espejos-… cuando nos restan estatura, nos parece que nos vemos más robustos, aunque nuestras proporciones horizontales no hayan sido alteradas)

Tomemos en cuenta además que cuando la Luna está en el horizonte, está 6000 kilómetros más lejos que cuando la tenemos alta en el cielo. Así, el tamaño aparente (medido, no percibido) de la Luna es mayor cuanto más se aleja del horizonte: ¿lo dudan? vean esta secuencia:  http://warot.com/moonrise2005.jpg

Los invito a seguir cada vez que puedan, los ires y venires de la Luna a través de un pequeño telescopio, o incluso a través de unos binoculares, y será más que evidente los cambios en tamaño aparente de la Luna cada mes. También podrán comprobar que es una leyenda urbana eso de que la Luna cuando está en el horizonte se pone “grandota” como un pelotota y alumbra el callejón.