Un día como hoy, hace 178 años (1833) una lluvia de meteoros sin precedentes, calificada de tormenta, atemoriza y sorprende a millones de personas. La lluvia de meteoros Leonidas, producida por el cometa Tempel-Tuttle, continúa asombrando cada 33 años.