¿Por qué las estrellas tienen nombres tan extraños?

0
53

No existe una respuesta simple a esta pregunta.

Los nombres más antiguos que se han conservado hasta ahora provienen de traducciones árabes a textos babilonios muy antiguos, ya desaparecidos. Por eso muchos nombres de estrellas tienen nombres como Aldebaran, Altair, Alioth, cuyo prefijo es similar a otras palabras árabes de uso común como almendra, albóndiga o almohada. En otros casos se trata de verdaderos trabalenguas, como Zubenelgenubi, Vindemiatriz o Kaffaljidhma. El nombre original se perdió en el tiempo, pero gracias a la oportuna traducción de los árabes, hoy tenemos una idea de cómo visualizaban las figuras imaginarias los primeros observadores del cielo. Algunos nombres griegos o latinos se han colado hasta nuestros días, como Antares o Spica.

La historia no termina ahí.

En 1603, el astrónomo Johannes Bayer tuvo la buena intención de simplificar la nomenclatura celeste, así que sugirió que se utilizaran las letras del alfabeto griego, seguido del genitivo de la constelación. Típicamente, el orden sugerido toma en cuenta el brillo de las estrellas, de mayor a menor. Así Alpha Leonis sería el nombre de la estrella más brillante de la constelación de Leo. Desde entonces Regulus también se llama Alpha Leonis, pero Regulus se escucha tan bonito (significa el pequeño rey) que de todos modos se siguen usando ambos nombres.

Pero ¿Qué hacer en caso de que una constelación tenga demasiadas estrellas?

El alfabeto griego tiene sólo 24 caracteres. Así es como en 1712 John Flamsteed introdujo la idea de sustituir el alfabeto griego y enumerar las estrellas de una constelación, y por eso a Regulus le corresponde también el nombre de 32 Leonis. Desafortunadamente, Alpha Leonis suena más romántico (o de más categoría) que 32 Leonis y si bien actualmente la nomenclatura de Flamsteed es aceptada, los nombres árabes, latinos, griegos, y la nomenclatura de Bayer siguen siendo ampliamente utilizadas. Frecuentemente el genitivo se abrevia. Por ejemplo, en lugar de Leonis, se reduce simplemente a Leo.

Adicionalmente, existen muchos otros catálogos que se sobreponen

¿Quién dijo que la astronomía no es incluyente? Además de Alpha Leonis y 32 Leo, Regulus también recibe los siguientes nombres: Cor Leonis, Basilicus, El corazón del León, Rex, Kalb al Asad, Kabeleced, GJ 9316, HR 3982, BD +12° 2149/2147, HD 87901/87884, GCTP 2384.00, LTT 12716/12714, SAO 98967/98966, FK5 380, HIP 49669 y TD1 14585.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here