Por fin, después de dos largas semanas de juntas y disposiciones el día tan esperado para el festejo de las estrellas ha llagado.
Por Antonio Campos Violante

Los Campos llegamos temprano por la tarde del sábado 31 de enero, a nuestra llegada ya se habían anticipado algunos otros compañeros de SAPA, de entre ellos Manuel.

Una vez adentro del alfa nos dispusimos a instalarnos en el área designada, cuya localización era a solo unos pasos de donde Manuel se encontraba instalando el súper refractor de 7”, pero mientras el se pasaba las horas peleando entre montura, suelo y tubo, nosotros poníamos nuestro simple newtoniano en cuestión de dos minutos, y así le dábamos entrada al publico para admirar a nuestra primera estrella invitada de la tarde: El sol, aunque nuestra estrella estuvo acompañada por algunos coros de nubes, siempre los coros le dieron paso a ser admirada por la concurrencia.

Fue así que estuvimos hasta las 5:30pm aproximadamente cuando nuestro público pudo admirar el sol esconderse detrás de la sierra en un bello contraste con las montanas y los arboles. Tal parece que el Sol no dejaba que Manuel terminara con su instalación, pues fue en este preciso momento que Manuel apenas terminaba su instalación para poder observar al Sol.

Acabado de observar el Sol tomamos un breve descanso, retornando con la observación de la Luna, con la que empezábamos a oír los WOW’s y no precisamente los del anuncio de prodigy.

Finalmente, una vez que las nubes les abrieron el paso, nos dispusimos a presentar a nuestras estrellas invitadas de la noche, quienes ahora eran: La nebulosa de Orión y sus jóvenes estrellitas, mismas que dejaron una excelente impresión en los espectadores, quienes siempre mostraban mucho interés a los datos referentes de nuestras jóvenes estrellas.

Posteriormente y después de tener una tarde de estrellas muy productiva, iniciamos nuestra retirada a eso de las 11:45pm

Hasta luego.
Antonio Campos Violante