El 18 de febrero de 1930 fue una noche inolvidable para Clyde Tombaugh. Con sólo 24 años, Tombaugh se convirtió en el descubridor del último planeta del Sistema Solar: Plutón. Utilizando grandes placas fotográficas y un telescopio de 13 pulgadas de diámetro, Plutón apareció como un débil puntito en la constelación de Gemini.

Aunque el descubrimiento de este objeto fue muy celebrado (nadie había descubierto un planeta en 84 años y Plutón fue el único planeta del Sistema Solar descubierto en el siglo XX), desde entonces, no ha faltado quién cuestione la identidad de este singular objeto.

Plutón no es como los demás planetas. Mercurio, Venus, La Tierra y Marte se consideran planetas terrestres, de roca y metal. Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno son planetas gaseosos, gigantes, con abundante hidrógeno y helio. Plutón, por otro lado está hecho de hielo (hielo de agua, de dióxido de carbono, . Los satélites de los planetas gigantes y los cometas también están constituidos principalmente por hielo. Por si fuera poco, se ha encontrado que Plutón es el objeto más grande de una numerosa familia de cuerpos congelados y distribuidos en forma de un cinturón alrededor del Sol: el cinturón de Kuiper. (pronosticado por Gerard Kuiper en la década de 1950). En 1992 hizo su aparición el primer cuerpo que orbitaba al Sol más allá de Plutón, y hasta la fecha se han descubierto más de 500 objetos en el cinturón de Kuiper.  

El 80% de los cometas procede de este lugar, los demás –se cree- provienen desde una nube esférica de cometas que ha sido llamada Nube de Oort. La Nube de Oort es tan distante, que con la tecnología actual es imposible observarla directamente. Por lo pronto, ha causado revuelo el descubrimiento del objeto más distante (observado hasta ahora) del Sistema Solar. Seguramente hay muchos más, -millones- pero aún no han sido vistos.

Sedna es el nombre de la diosa del océano para el pueblo inuit (los esquimales) y ha sido el título escogido para este cuerpo distante, hallado el 14 de noviembre de 2003. ¿Por qué hasta ahora se anuncia su hallazgo? Porque es necesario realizar una serie de observaciones en un período razonable para determinar algunas de sus características. Mike Brown de la Universidad de vvv, anunció el hallazgo, hecho desde los Observatorios de Monte Palomar, utilizando el telescopio de 48 pulgadas “Samuel Oschin”

Es la primera vez que se observa un objeto del Sistema Solar a una distancia tan grande, a 13,000 millones de km. Está 900 veces más lejos de la distancia que separa al Sol de la Tierra, por tanto, es el lugar m frío conocido en el Sistema Solar, su temperatura es de –240° C. Observando su desplazamiento se ha determinado que Sedna se está “acercando” a su perihelio, a donde llegará en 72 años más. El perihelio es el punto en una órbita donde un objeto se encuentra más cerca del Sol. El afelio -el punto más alejado del Sol- de Sedna se localiza aproximadamente a 130,000 millones de km del Sol , de manera que somos afortunados en observarlo, pues normalmente no está tan “cerca”. A esa distancia, Sedna necesita 10,500 años para poder completar una vuelta alrededor del Sol. La órbita elíptica de Sedna es altamente excéntrica, es decir, está muy alargada. 

El hallazgo ha causado tanta expectativa que algunos no dudaron en calificarlo como el “décimo planeta”, sin embargo, es dudoso que se vayan a cambiar los libros de texto. Seguramente Sedna es el primer objeto de muchos más que le seguirán. Tal vez sea más apropiado decir que Sedna es un planeta menor, un planetoide o simplemente, el objeto más distante del cinturón de Kuiper (hasta ahora conocido). Algunos dirían que es otro KBO (Kuiper Belt Object).

Sedna es muy pequeño: la Tierra, nuestra Luna y aún el mismo Plutón superan su tamaño. El objeto no pudo ser registrado por el nuevo Telescopio Espacial Infrarrojo Spitzer, por lo que estiman su diámetro menor a 1,700 km.

Plutón y los KBOs que están más lejos, tienden a poseer una superficie rojiza. Sedna no es la excepción, si bien su color es acentuado y particularmente brillante.

El Sistema Solar no termina con Sedna. Se estima que existe una gran nube esférica formada por millones de cometas, llamada nube de Oort. El “borde” interior de esta nube se encuentra tal vez 10 veces más lejos que Sedna.

Algunos sugieren que Sedna indica que existe un anillo interior a la nube de Oort. De ser así, Sedna fue desplazado a este lugar por la intervención de una estrella ajena a nuestro Sistema Solar.

A esa distancia, una estrella podría verse más brillante que la Luna Llena y sería visible por cuando menos 20,000 años.

Una intromisión de este tipo es capaz de desviar a muchísimos cometas de su trayectoria original.

Las observaciones muestran una irregularidad que puede deberse a la presencia de un satélite natural. Esperan confirmar su existencia con la ayuda del Telescopio Espacial Hubble.

Artículo anteriorMarte, más cerca que nunca
Artículo siguienteEl cometa Encke
Pablo Lonnie Pacheco Railey es socio (desde 1988) y miembro honorario de la Sociedad Astronómica del Planetario Alfa, así como director de www.astronomos.org. Puedes reproducir este artículo libremente de manera total o parcial, siempre que se de crédito al autor y se indiquen sus correos electrónicos: pablo@astronomos.org, pablolonnie@yahoo.com.mx . Si detectas un error, favor de enviar correcciones y sugerencias a estos mismos. Puedes leer más información de él en la sección autores de este sitio Web