Uno de los eventos astronómicos más raros está por acontecer: el planeta Venus cruzará frente al deslumbrante Sol el 5 de Junio de 2012 y todos los mexicanos estarán en posibilidades de contemplarlo, si el clima lo permite. Puesto que la observación de este fenómeno representa serios riesgos para la vista, se recomienda conocer los métodos seguros para presenciarlo. El Departamento de Física y Matemáticas, División de Ingeniería y Tecnología de la Universidad de Monterrey, con la colaboración de la Sociedad Astronómica del Planetario Alfa establecerá una estación de observación desde la que medios de comunicación y público general podrá disfrutar de este acontecimiento irrepetible en nuestras vidas. El Planetario Alfa y la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) también dispondrán telescopios para el público. Colaboran en este esfuerzo Kosmos Scientific de México S.A. de C.V. y el comité local de Noche de las Estrellas.

Tránsito de Venus frente al Sol
– 5 de junio 2012-
Por Dr. Pedro Valdés Sada
Departamento de Física y Matemáticas, División de Ingeniería y Tecnología
Universidad de Monterrey

INTRODUCCIÓN

Este 5 de Junio podremos presenciar, si las nubes lo permiten, un fenómeno muy inusual en el cielo: el paso del planeta Venus frente al Sol. A esto se le conoce como un “Tránsito de Venus”, y solamente ha sido presenciado por la humanidad en seis ocasiones anteriores: en 1639, 1761, 1769, 1874, 1882, y en el 2004.

Los planetas inferiores a la Tierra -Mercurio y Venus- son los únicos que tienen posibilidad de cruzar frente al disco solar vistos desde nuestro planeta. Uno pensaría que esto sucede cada vez que uno de estos planetas pasa entre la Tierra y el Sol, pero la realidad es que debido a que las órbitas de los planetas están inclinadas ligeramente con respecto al plano de la órbita de la Tierra, esto no sucede frecuentemente. Para Mercurio -el planeta más cercano al Sol- ocurren entre 13 y 14 tránsitos por siglo. El último fue el 8 de noviembre del 2006 y el siguiente será el 9 de mayo del 2016.

Para el planeta Venus los tránsitos son aún menos frecuentes. Estos vienen agrupados en pares separados por 8 años, con largos intervalos de 105 ó 122 años sin tránsitos. El último tránsito que tuvimos de Venus fue el 8 de junio del 2004 y su pareja será este 5 de junio del 2012. Para observar otro tránsito de Venus tendremos que esperar 105 años ¡hasta diciembre del año 2117!

HISTORIA

Johannes Kepler fue la primera persona en deducir que Venus cruzaba frente al Sol periódicamente y calculó que habría de suceder un tránsito en 1631, pero el evento no era observable en Europa. A finales de 1638 Jeremiah Horrocks -un astrónomo aficionado británico- refinó los cálculos de Kepler y encontró que un segundo tránsito de Venus sucedería en junio de 1639, antes de tener que esperar 122 años para el siguiente. Desafortunadamente no tuvo tiempo de diseminar esta información entre los astrónomos europeos y solamente él y su amigo William Crabtree pudieron presenciar el evento.

En 1663 el matemático James Gregory propuso que el observar un tránsito del planeta Mercurio frente al Sol desde puntos extremos del planeta Tierra pudiera ser utilizado para calcular la distancia entre el Sol y la Tierra mediante simple triangulación (o “paralaje”, para los astrónomos). Este método se basa en el aparente cambio de posición de un objeto cercano con respecto al fondo cuando se observa desde dos puntos vecinos y cuya separación conocemos. Nosotros lo utilizamos de manera constante e inconsciente al tener dos ojos con los cuales percibimos profundidad. En 1676 el astrónomo Edmond Halley observó un tránsito de Mercurio desde la isla de Santa Helena y se dio cuenta de que el método podría emplearse con mejores resultados observando tránsitos de Venus en lugar de Mercurio.

Una incógnita importante para la astronomía en ese entonces era conocer la “unidad astronómica”, es decir, la distancia exacta entre el Sol y la Tierra, ya que este valor podría ser utilizado para determinar las dimensiones completas del Sistema Solar. Halley propuso que se organizaran expediciones mundiales para observar los tránsitos de Venus de 1761 y 1769. Halley murió en 1742, pero numerosas expediciones patrocinadas por varios gobiernos fueron organizadas exitosamente para observar el evento. Entre ellas destacan las de Charles Mason y Jeremiah Dixon al Cabo de Buena Esperanza en África y la del Capitán Cook a la isla de Tahití en el Pacífico Sur.

En 1771 el astrónomo francés Jerome Lalande utilizó todas las observaciones disponibles y calculó que el valor de la unidad astronómica era de 153 millones de kilómetros, con una incertidumbre de más/menos 1 millón. Este resultado no tuvo la precisión esperada y deseada debido a un efecto óptico causado por la atmósfera terrestre conocido como el de la “gota negra”. En este fenómeno el disco oscuro de Venus parece extender una sombra hacia el borde del Sol cuando acaba de ingresar completamente al disco solar. De igual manera al salir, antes de tocar la orilla del Sol, nuevamente una sombra parece extenderse. Hubo que esperar 105 años para tratar de mejorar las observaciones y calcular con mayor precisión el tamaño del Sistema Solar.

Los tránsitos de Venus de 1874 y 1882 fueron esperados con gran ansiedad. Para entonces la ciencia había avanzado y ahora se podrían utilizar nuevas herramientas para no solamente observar el evento, sino registrarlo también. Con el desarrollo de la fotografía se podría obtener un registro permanente del tránsito que podría ser medido varias veces, eliminando en parte el factor humano introducido por una observación en vivo sin oportunidad de repetición.

Se organizaron una mayor cantidad de estaciones de observación por todo el mundo para este par de tránsitos. En particular la República Mexicana patrocinó a último minuto un grupo de científicos mexicanos liderado por Francisco Días Covarrubias, a que viajaran a Japón para observar el evento. Ellos se instalaron cerca de la ciudad de Yokohama y observaron el tránsito con éxito, logrando tomar varias fotografías del evento y medir los tiempos cuando el planeta entraba y salía del disco solar. El tránsito de 1882 fue observado en México desde el Observatorio Nacional en el Bosque de Chapultepec.

A pesar de las mejoras técnicas, el efecto de la “gota negra” siguió impidiendo que se midiera con exactitud el evento, aún con el advenimiento de la fotografía. Además para entonces se comenzaban a utilizar otras técnicas para medir con gran precisión el valor de la unidad astronómica, y el valor científico de observar los tránsitos de Venus disminuyó.

Para el 2004 los tránsitos de Venus pasaron a ser meramente una curiosidad astronómica a pesar de los continuos avances en la tecnología de observación. Ahora, por métodos de rebotar señales de radar de la superficie de Venus, hemos logrado medir la distancia de la Tierra al Sol con una precisión increíble y un rango de incertidumbre de más/menos 3 metros.

TRÁNSITO DE 2012 PARA MONTERREY

En toda la República Mexicana podremos presenciar con comodidad el instante en que el planeta Venus ingrese al disco solar así como el progreso del tránsito la tarde del martes 5 de junio del 2012. Tras haberse internado en la porción más central de su trayectoria, el egreso del planeta ya no será visible pues será interrumpido por el atardecer. El evento completo solamente podrá ser observado en el Océano Pacífico desde las islas Hawaianas hasta Australia y el este de Asia.

En Monterrey: estando el Sol a una altitud de 43 grados sobre el horizonte oeste y aproximadamente a las 5:05 PM (horario de verano del centro de México) Venus parecerá tocar la parte noreste del disco solar (Primer Contacto). El planeta tardará unos 18 minutos hasta cruzar completamente la orilla del Sol (Segundo Contacto). Venus no cruzará por el centro del Sol, sin embargo, la parte central del tránsito ocurrirá a las 8:25 PM y sólo 5 minutos después el Sol empezará a ocultarse en el horizonte noroeste (25 grados al norte del Oeste). Por tal motivo es de suma importancia encontrar un sitio de observación que ofrezca un horizonte plano y sin obstáculos.

* En otras localidades del país, los tiempos varían por un minuto a lo mucho, pero el atardecer acontecerá en horario diferente.

OBSERVACIÓN SOLAR CON SEGURIDAD

El observar al Sol siempre es peligroso y hay que tomar precauciones extremas para no dañar la vista o sufrir ceguera parcial o incluso total. Muchos piensan que observar al Sol es peligroso solamente durante un eclipse pero siempre es peligroso observar al Sol en cualquier momento. Los eclipses, los tránsitos y el estudio de la superficie solar son situaciones que requieren el uso de técnicas especiales para observar al Sol de manera segura.

¿Qué se recomienda para observar al Sol con seguridad? La forma más sencilla es conseguir en una ferretería un filtro o cristal de soldador de 14 sombras y observar a través de él. También hay a la venta filtros especialmente diseñados para observar el Sol. Muchas veces vienen en forma de lentes de cartón para uso personal. Estos filtros impiden el paso de la dañina luz ultravioleta e infrarroja y bloquean la mayor parte de la luz visible permitiendo ver el disco solar cómodamente.

El observar al Sol con equipo óptico (binoculares, telescopios, etc.) es particularmente peligroso y hay que tomar precauciones mayores. Esto es porque estamos concentrando la luz del Sol en un sólo punto que calienta el sistema óptico y puede quemar o romper el equipo y hacer daño irreversible a nuestro ojo. Es como si utilizáramos una lupa para concentrar la luz del Sol y quemar una hoja de papel, con la diferencia de que lo que estamos poniendo en riesgo es nuestra vista. El interior del ojo no tiene nervios que nos adviertan si se está lesionando o no el interior del ojo. Lo que sucedería es que terminaríamos dañando permanentemente el interior del ojo sin darnos cuenta y tendríamos un punto ciego permanente en nuestra vista. Quienes han sufrido esta lesión permanente NO reportan la ceguera de forma inmediata.

Para utilizar equipo óptico con seguridad hay que conseguir un filtro especializado que se coloque frente a la entrada del telescopio para evitar que entre al telescopio la mayor parte de la luz y caliente el sistema óptico. En ocasiones venden pequeños filtros que se enroscan al final del telescopio, dentro del ocular por donde observamos. Estos son peligrosísimos ya que se pueden romper por el calor concentrado sin previo aviso y quemar nuestra vista. Estos “filtros” se deben evitar a toda costa. Solamente son seguros los filtros especializados que se colocan a la entrada del telescopio.

NUNCA utilice los siguientes aditamentos para la observación del Sol: lentes oscuros, vidrios ahumados, CDs, radiografías, película fotográfica, etc. Todos estos son peligrosos. Reiteramos: podemos causarnos daño a la vista sin darnos cuenta cuando utilizamos equipo inapropiado. Puede no encandilarnos, dolernos, ni molestarnos, y esto no significa que es inofensivo.

Otra técnica utilizada para observar al Sol, cuando no tenemos un filtro solar, es la de proyectar la imagen del Sol que obtenemos a través de un telescopio o binoculares sobre una pantalla blanca colocada detrás del ocular. En este caso primero se debe RETIRAR el buscador del telescopio y DISMINUIR a 1 pulgada la entrada de luz al telescopio (mediante una tapa opaca que cubra toda la entrada del telescopio, dejando un orificio de 1 pulgada). De esta manera varias personas pueden observar el evento a la vez. En este caso hay que tener precaución de que nadie interponga algo entre el ocular y la pantalla, ya que este objeto puede calentarse y dañarse. Mejor aún si el cono luminoso saliente se proyecta sobre una pantalla blanca traslúcida.

ESTACIONES DE OBSERVACIÓN EN EL ÁREA METROPOLITANA DE MONTERREY

Universidad de Monterrey (UDEM), en Residencias* (17:00 horas)
Planetario Alfa, en Observatorio (17:00 horas)
Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), en estacionamiento CICFIM / Posgrado (16:00 horas)
Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), Planetario de Montemorelos (16:00 horas)

En diferentes sitios habrá telescopios dispuestos con filtros especializados para observación solar, presentaciones describiendo el evento y proyecciones en vivo del tránsito de Venus desde otros sitios del Mundo. En todos los sitios la observación durará hasta que el Sol sea ocultado por la topografía local y el horizonte.

Estos sitios contarán con una serie de telescopios disponibles para observar el tránsito de Venus con seguridad. Invitamos a la Comunidad Universitaria y al público en general a que asista con su familia para disfrutar de un evento único, pues nadie sobrevivirá hasta la próxima oportunidad. El siguiente tránsito de Venus será en el año 2117.

¿Quiénes colaboran en este esfuerzo con equipo especializado? Además de las instituciones mencionadas, socios de la Sociedad Astronómica del Planetario Alfa, Kosmos Scientific de México S. A. y el comité local de Noche de las Estrellas.

* La entrada a la UDEM es por Av. I Morones Prieto y por Av. Alfonso Reyes. Hay estacionamientos de paga y gratuitos disponibles para su comodidad. La entrada a Residencias será controlada por seguridad. Por favor traigan una identificación con fotografía que tendrán que intercambiar por un gafete a la entrada de Residencias. En caso de condiciones atmosféricas adversas tendremos un pequeño auditorio disponible con una proyección del evento por Internet desde algún sitio con mejores condiciones climáticas.

¡Los esperamos!